Blog

Me preparo para tener un bebé

Queremos darte algunas recomendaciones de como preparar tu cuerpo para antes del embarazo, si es que lo estas planeando o llevas intentándolo ya por un tiempo. No olvides que el ser humano es un conjunto de mente y cuerpo, por lo tanto física y emocionalmente hay que estar saludables y estables.

No es fácil saber cuando una está lista para tener un bebé sobre todo cuando nos toma de sorpresa, pero cuando lo tenemos en mente, está en cierto modo planeado y lo ansias de verdad, es de suma importancia tener en cuenta que nuestro cuerpo necesita de cierto conjunto de cosas tanto físicas como emocionales para estar listo para hospedar a otro ser humano.

Prepararse para el embarazo de manera natural o asistida es un camino completamente positivo, rico y delicioso ya que le damos la bienvenida a una temporada donde nuestro cuerpo se modifica durante un periodo aproximado (dependiendo de cada caso) de nueves meses.

Además de nuestro cuerpo también nuestra mente y emociones se modifican, por ello te recomendamos de manera integral[1] y holística[2] planear todo tu entorno para estar lista con esta dicha de ser madre.

Si estás a unos meses de iniciar con tu procedimiento de embarazo asistido o estás de manera activa tratando de embarazarte empieza con pequeños pasos recordando que éstos con el tiempo te llevarán a grandes cambios. No intentes hacer cambios radicales que te puedan abrumar o a desertar, simplemente poco a poco para que puedan ser realizables.

 

La base del plan serás tú, el enfoque a tus tiempos y espacio son clave, sin juicio y por tu bienestar.

  • Actividad física: nos ayuda a tener o buscar tener un peso ideal ya que evita posibles complicaciones durante el periodo de gestación. Incorpora actividades aeróbicas y de estiramiento para mejorar tu circulación sanguínea, tu estado de ánimo y disminuir tu stress/estrés. También puedes incluir actividades de musculatura siempre y cuando sean supervisadas para evitar lesiones.

Si no haces nada de actividad física, recuerda que poco a poco y sin juicio, incorpora de 5 a 10 min en tu día caminar y hacer movimientos ligeros dentro de tu espacio y poco a poco (semana a semana) agrega más minutos y más movimientos, pero sobretodo diviértete.

 Si ya realizas una actividad física no la incrementes de manera radical como ya lo comentamos, mantente o incorpora alguna otra que te aporte y no hayas probado, recuerda honrar a tu cuerpo.

  • Alimentación: Sin duda puedes consultar a tu profesional de confianza, procura nuevamente no emitir un juicio que te altere o genere stress/estrés, es tu cuerpo, tu mente y tus emociones. Lejos de pensar en una dieta queremos transmitirte que la alimentación varía de persona a persona, existen muchas tendencias acerca de un régimen alimenticio y no a todos les funciona igual.
  • Asegura tu consumo principalmente en hierro, calcio, zinc y ácido fólico; no significa que debas suspender nada simplemente incorporarlos en tu alimentación de forma consciente. Te damos una lista de alimentos en donde los encontrarás.

Hierro: estimula la generación de glóbulos rojos los cuales necesitarás durante tu embarazo: pescado, pollo, carnes rojas, pistaches, lentejas, garbanzo, frijoles, cereales integrales y mucha espinaca.

Calcio: importante para tus huesos y el desarrollo de los mismos en tu futuro bebé: leche, queso, yogurt, mantequilla, huevos, salmón, sardinas, almejas, berros, almendras e higo seco.

Zinc: ayuda al sistema inmunológico, cicatrización de heridas y el desarrollo de los órganos del próximo bebé: carne de cerdo, chocolate negro, arroz integral, huevo, ostras, cangrejo, semillas de calabaza y el cacahuate.

Ácido fólico[3]: ayuda a la prevenir alguna malformación congénita del bebé y para el correcto desarrollo cerebral: todas la hojas verdes como las acelgas, coles de Bruselas, espárragos, kale, arugula, brócoli y nuestras queridas y famosas espinacas, los cítricos, frutos secos y el no tan gustado para muchas betabel.

  • Hidratación: Tomar agua durante el día, sabemos que al final siempre tenemos que estar yendo al baño, suspende unos 30 minutos a 1 hora el consumo de agua si te vas a desplazar o no tengas un baño disponible y reanuda el consumo apenas te sea posible ya que nos ayuda y nos mantiene libres de toxinas, purifica el organismo y evita infecciones en el tracto urinario.

El empezar a cuidarte y tomarte el tiempo de hacer este tipo de cosas, irá dándote las herramientas para la nueva rutina que empezarás una vez que te encuentres embarazada y a la espera de tu hermoso bebé. 

Si es que casi todos los puntos son nuevos para ti, no solo el incorporarlos a tu vida por la espera de tu bebé también será un nuevo estilo de vida balanceado y saludable que te mantendrá en equilibrio, con más energía y vitalidad para disfrutar tus días.  

 

[1] Que comprende todos los aspectos o todas las partes necesarias para estar completo. Ediciones Larousse, 2017. App iOS Larousse Básico.

[2] El holismo es un concepto creado en el año 1926 por Jan Christiaan Smuts que describió como “la tendencia de la naturaleza de usar una evolución creativa para formar un todo que es mayor que la suma de sus partes. https://www.significados.com/holistico

[3] https://www.enfamil.es/blogs/nutricion-durante-el-embarazo/alimentos-ricos-en-acido-folico-cuales-son-los-que-mas-tienen