Blog

Hombres y mujeres tienen el mismo % de infertilidad

Hoy en día y desde hace mucho tiempo, se creía que las mujeres eran las que contaban con el mayor porcentaje en cuanto a la infertilidad en pareja, pero estudios recientes han demostrado que el porcentaje es el mismo entre hombres y mujeres.

“Antes se consideraba que el factor femenino era el único importante en la incapacidad de tener hijos. Ahora se sabe que aproximadamente el 40% de las causas se dan en la mujer, el 40% en los hombres y hay un 20% restante que se denomina “esterilidad de origen desconocido”.

En México y en diferentes partes del mundo, por cuestiones culturales y creencias de cierto tipo siempre se ha creído que es la mujer la que usualmente tiene problemas de fertilidad, pero estudios como el anterior, demuestran que no es así. Que el hombre cuenta con el mismo porcentaje de participación en la situación. En Kiromedic estamos preparados para darte un diálogo de soporte, además de la mejor atención siempre con el fin de encontrar una solución a lo que está sucediendo.

Es importante reconocer que es más común de lo que se cree actualmente y que hacerlo consciente ayuda a una mejor resolución del problema, son muchas cuestiones lo que puede hacer que tengas problemas de fertilidad y no tiene nada que ver con la “hombría”. Por ello queremos compartirles el testimonio de uno de nuestros pacientes que vivió esta situación y como pudo sobrepasar junto a su pareja, nos cuenta un poco de esta situación desde su vivencia.

Le agradecemos a “Jorge” por compartir su testimonio.
“Llevaba alrededor de 3 años intentando embarazarnos mi esposa y yo; al inicio pensábamos que mi esposa no se embarazaba porque fueron muchos años que estuvo tomando pastillas anticonceptivas y que el cuerpo ya se había acostumbrado pero simplemente quedó en una creencia completamente desinformada, después pensamos que era porque no estábamos intentándolo en los días correctos donde ella estaba ovulando más, también nos esperábamos mucho antes del acto sexual para que yo guardara la mayor cantidad de espermatozoides y fuera más efectivo, al término de todos estos asuntos que les cuento ya habían pasado casi dos años desde que decidimos tener familia y dedicarnos a tenerla, mi esposa se ponía de cabeza para que los espermas llegaran a fecundar y la verdad intentamos muchas cosas y decidimos dejar de consultar en internet.
Entiéndase que yo fui criado en una familia donde un hombre es “recio”, jefe de su familia, proveedor, no se llora y no se habla de sentimientos ni emociones, donde todo está bien y se asume el papel de mucha hombría y satisfacción a su mujer.

Llegamos a la clínica con toda la idea de saber y escuchar qué era lo que tenía mi esposa, posibles razones y sobretodo los siguientes pasos con ella para finalmente poder tener nuestra ansiada familia. Con esta idea llegamos ambos a la clínica, un espacio completamente lleno de personas amables, atentas y listas para acogerte en lo que necesites, mientras esperábamos en la sala de espera mi esposa estaba triste y a la vez contenta de ya por fin saber qué era lo que estaba pasando, observábamos a las demás personas que estaban ahí, algunas en pareja otras no y otras acompañadas de un familiar o [email protected]
Al entrar a la oficina del Dr. Navarro nos atendió con un profesionalismo impecable, sabía que era nuestra primera vez, nos hizo sentir de lo más cómodos platicando de asuntos muy íntimos, nos hizo varias preguntas, nos explicó las posibles razones por las cuales habíamos estado teniendo problemas para formar una familia.  
Nos pidió que nos hiciéramos un par de análisis el cual uno de ellos se llama “espermiograma” que me tenía que hacer para revisar la calidad de mis espermatozoides.  En los siguientes días acudimos a consulta nuevamente y nos empezaron a dar resultados de nuestros análisis, donde quien en realidad tenía el problema era yo y no mi esposa, la calidad de mis espermatozoides era muy deficiente, poca movilidad, poco número de espermas y una mala morfología. 
Entiendan que fue un alivio de los dos, pues mi esposa estaba bien para tener hijos, pero de manera inmediata fue un balde de agua fría para mi que ni entendía, casi-casi pensaba que era el primer caso en el mundo donde el hombre era la causa de no poder tener familia, mi cabeza estaba llena de prejuicios tontos y el doctor con mucha paciencia me explicó literal con peras y manzanas lo que tenía y la posible razón por la cual tenía ese resultado. Digo posible porque existen muchas variables como la alimentación, peso, contaminación ambiental, el famoso uso del celular en la bolsa del pantalón, stress y adicional a que de pequeño me operaron de un varicocele, (un varicocele se forma cuando las válvulas dentro de las venas que hay a lo largo del cordón espermático impiden que la sangre circule apropiadamente).
Pase unos días desenganchado conmigo mismo y cuestionando el ¿por qué?, ¿qué había hecho mal? y por muchos cuestionamientos y pensamientos principalmente el ¿qué dirán?. Finalmente con buena comunicación con mi esposa rompiendo con tabúes y paradigmas sociales que ésta situación no determinaba mi hombría, que no determinaba la satisfacción sexual de mi pareja, que no determinaba si tenía o no una erección y simplemente es una aceptación personal con mi pareja para poder enfocarme a tener la familia que deseábamos tener. 
Decidimos tomar el procedimiento de punción llamado ICSI (Microinyección intracitoplásmica), el útero de mi esposa estaba perfectamente para poder realizar dicho procedimiento, de verdad que para nosotros no había una circunstancia que impidiera el honor de ser padres, hoy somos una familia viendo crecer a nuestro Gabrielito de 6 años, estamos más informados y dichosos de haber rebasado una situación que parecía el fin del mundo a una situación donde queremos conocer el mundo; muy agradecidos con el Dr. Navarro y su equipo que siempre estuvieron ahí en todo momento una atención excelsa y ya somos una familia más que tenemos nuestra foto ahí en las repisas de la clínica”.
Las creencias, circunstancias y razones así como las de Jorge pueden ser muchas, apóyate de profesionales que te asesoren de la mejor manera que te escuchen y tengan esas respuestas y posibilidades. Pareciera muy trillado pero no estás solo y no eres el único, el miedo en muchas ocasiones te impulsa y en Kiromedic estamos contigo.